Skip to content

Welcome to the Suck

marzo 23, 2006

 

 

Jarhead de Sam Mendes tiene la distinción de ser una película bélica que en realidad, no lo es. Mientras que otros filmes de guerra muestran combates y soldados en maniobras, esta es completamente lo opuesto.

Basada en las memorias del marine Anthony Swofford, Jarhead cuenta la historia de un grupo de idealistas soldados listos para matar cuando son enviados a formar parte de la tristemente célebre Guerra del Golfo (otra más en una larga lista de metidas de patas de los gringos). Al principio, sólo tienen que esperar a que las acciones empiecen. Y esperan… y esperan… y esperan.

Contada con mucho humor ácido y drama, la película muestra fielmente el efecto que tiene la guerra en los soldados. Los deshumaniza, los vuelve unos locos ansiosos de apretar el gatillo, ¿y después que? ¿Que sucede cuando la guerra se acaba? Para Swofford y sus amigos, luego de meses en el desierto sin nada que hacer, volver a casa, a una vida normal, resulta casi imposible.

La Guerra del Golfo fue un caso especial. Un sinnúmero de soldados gringos llegaron a instalarse en el desierto para terminar protegiendo el único interés que tenía el alto mando, el petróleo. Se pasaron meses sin hacer nada, y de esto se trata la película: vemos a los soldados jugar huevear, pajearse, discutir, gritar, pajearse un poco más y al final perder la cordura, en un aislamiento atroz bajo un sol abrasador. Muchos, como Swofford, se fueron a casa cuando terminó la guerra sin haber disparado sus armas ni una vez. ¿Y asi esperan que regresen cuerdos?

 

 

De esto se trata la película, claro que con harto sentido del humor. Para verla y lamentarse de lo mal que deja la guerra a sus veteranos. Entre otras cosas, la fotografía está de lujo y Jake Gyllenhaal está mejor acá que de vaquero gay. Que raro que una película donde de verdad, nadie hace nada, pueda resultar tan entretenida. No se esperen balaceras ni combates que de esto no se trata, es el film bélico más pasivo de la historia. Ohh-rah!

Por cierto, hay que ver la cantidad de rednecks brutos y violentos que los gringos dejan unirse al ejército. Y esta se supone es la mayor potencia del mundo.

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: