Skip to content

Sobre los Oscares

enero 12, 2013

oscars-2013

Hace poco se anunciaron las nominaciones a los Oscar. Empiezan a correr las apuestas para la gran noche.

La Academia ha perdido mucho de su brillo en los últimos años. Ya para nadie es secreto que la ceremonia no es representativa de los doce meses del año, ya que la mayoría de las nominadas se estrenan entre octubre y diciembre, obedeciendo a un calendario impuesto por un jurado que al parecer sólo tiene memoria a corto plazo. Esto y las reglas “no oficiales” que la Academia suele crear para sí misma, como ignorar por completo a las comedias, preferir las biografías o nominar siempre a Meryl Streep aún si esté interpretando a una piedra.

Los Oscar no están ni cerca de ser lo mejor de todo un año, pero un cinéfilo que se precie no puede evitar prestarles atención; total, algún mérito tienen que tener las nominadas para estar ahí.

Me sumo a la algarabía, aunque, como la gran mayoría de nominadas aún no llega a las salas locales, no he visto mucho. Pero, sabiendo como opera la Academia y los estudios, uno ya puede hacerse una idea de cuales serán los resultados, así que me doy la libertad de comentar un poco acerca de los nominados.

Tener un máximo de 10 nominadas a Mejor Película sigue siendo una mala idea. Claro, logra darle más público a películas que de lo contrario pasarían desapercibidas, pero cada año la competencia siempre se reduce a dos o tres claves y el resto tienen que conformarse con el honor de la nominación. Si de eso se trata, quedarse con las cinco que siempre han sido no tiene nada de malo.

Este año, las tres “fijas” parecen ser Lincoln de Spielberg, una crónica de los últimos años del presidente y sus esfuerzos por abolir la esclavitud (sabiamente, prefirieron saltarse sus años mozos cazando vampiros); Silver Linings Playbook de David O. Russell, que más allá de su atractivo reparto, significa el regreso de Chris Tucker al cine luego de cinco años (bueno, a mí me emociona); y Zero Dark Thirty, sobre la captura de Bin Laden.

Lincoln es la que lleva la delantera, por tratarse del tipo de cine de aliento épico e histórico que le gusta a la Academia, además de tratarse de uno de los presidentes más queridos de Estados Unidos, el tipo de figura mítica con la que nadie se mete. Tiene además un timing perfecto; en una época de crisis económica, en la que mucha gente se cuestiona al gobierno de turno y existe un gran cinismo hacia la clase política, qué mejor que premiar a una película que resalta a un mandatario que sabía hacer las cosas bien, dejando el prestigio del país por todo lo alto.

Siendo fan acérrimo de Quentin Tarantino – habré visto Pulp Fiction unas 40 veces – celebro la inclusión de Django Unchained, aún si sus posibilidades son nulas; ya ha ocasionado suficiente controversia por tratar el tema de la esclavitud y siendo la Academia un montón de ancianos enfermos de conservadores, no van a tocar un tema así ni con vara para evitar cualquier escándalo (Spike Lee boicotearía a Hollywood de por vida).

Daniel Day-Lewis – un actor que trabaja poco pero cuando lo hace, se dedica al papel al 200% y deja idiotas a todos – parece ser fijo en la categoría de Mejor Actor por su papel del presidente de la barba rara; sin desmerecer al gran Denzel Washington, Joaquin Phoenix (al parecer su bizarra etapa de hiphopero homeless no lo perjudicó demasiado), Wolverine y Face de Los Magnificos.

Ver a Robert De Niro en Actor de Reparto es también una grata sorpresa. Muchos ya daban por terminada su carrera tras años de verlo en comedias tontas o papeles donde parecía no estar esforzándose demasiado (en honor a la verdad, algunos de sus filmes en los últimos años son impresentables – yo culpo a Jack Byrnes); pero ahí está, confirmando que sigue siendo uno de los mejores intérpretes de la historia, en una categoría donde no escasea el talento: Hans Landa el Cazajudíos, Sam Gerard, Phillip Seymour Hoffman y el gran Alan Arkin (“Argo fuck yourself!”).

Felicitaciones a la chilena No de Pablo Larraín; siempre es bueno tener la presencia de algún filme latinoamericano en una categoría que los europeos suelen dominar. Aunque parece que Película Extranjera se la lleva Amour de Michael Haneke; además, darle este premio le deja al jurado el camino libre para no premiarla en Mejor Película (muy rara vez una película de habla foránea gana el galardón mayor, si acaso nunca).

Para terminar, en la categoría de nominados que uno nunca esperaba ver en los Oscar – entre los que se incluyen Eminem, los raperos de Three Six Mafia, y la canción de South Park donde le dan con palo a los canadienses – está Seth MacFarlane, el creador de Family Guy y que hace poco le prestó su voz a un adorable osito de peluche marihuanero.

Me reservo cualquier otro pronóstico. Ahora sólo queda ponerse a ver películas como loco y aguardar una noche que, a pesar de los defectos que pueda tener la premiación, un cinéfilo siempre espera con entusiasmo.

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: