Skip to content

La Importancia de Llamarse…

enero 31, 2013

Hoy se estrena una película de terror llamada El Despertar de Los Muertos. Muchos pensarán que se trata de una película de zombies, tal vez una nueva entrega del maestro George A. Romero. Saldrán corriendo a verla esperando ver a cadáveres reanimados comiendo cerebros, sólo para encontrarse con una historia de fantasmas de bajo perfil, ambientada en un internado en la Inglaterra de principios del siglo 20, al más puro estilo de filmes de terror “clásico” como El Orfanato o Los Otros. Su título original es The Awakening, y uno no puede evitar preguntarse si no bastaba con “El Despertar”.

Obvio, las películas deben llevar nombres que atraigan al público a la sala; pero muchas veces al ver las traducciones de los títulos, resultan ser una gran mentira que nada tiene que ver con la película misma. Balada Triste de Trompeta de Alex de la Iglesia fue marketeada con el nombre de El Circo Maldito, como cualquier otra película de terror. Ciertamente, tiene elementos del género, pero es mucho más que eso: es una grotesca y cínica sátira de la España franquista, entre otras cosas (lo cierto es que muchas películas de Alex de la Iglesia resultan inclasificables). Tampoco logro entender la lógica de cambiarle el título a una película en idioma español, pero en fin.

 

balada_triste_trompeta_cartel_0309201058339

 

Otro ejemplo: The Hills Have Eyes, remake de una cinta setentera de Wes Craven, fue bautizada aquí como El Despertar del Diablo, aún si se trata de caníbales mutantes y no de demonios dormidos. Las Colinas Tienen Ojos no tenía nada de malo, especialmente si se considera que la original recibió un título bastante parecido cuando fue estrenada en Latinoamerica en 1977 (La Colina de Los Ojos Malditos – bueno, casi).

De hecho, no debe ser fácil crear títulos apropiados – pero a veces las traducciones empiezan a caer en lugares comunes que denotan una gran falta de imaginación.

Para las comedias: incluyen palabras y frases como “de locura”, “loco/a”, “divertido/a”, “de locos” o “fuera de serie”.

Acción y suspenso: “letal”, “extremo/a”, “peligroso/a”, “peligro en (locación)”, “alerta en (locación)”, “riesgo”, “máximo/a”

Terror: “macabro/a”, “terror en (locación)”, “(objeto) del terror”, “maldito/a”, o referencias a demonios, fantasmas, espectros, y el mismo Diablo.

Otra tendencia: cuando una película lleva el nombre de su personaje principal, casi siempre es acompañada por algún subtítulo innecesario. Véase Jack Reacher: En La Mira o John Carter: Entre Dos Mundos.

No debe ser nada fácil adaptar títulos al mercado latinoamericano, en todo caso; y esperemos no caer en lo que se hace en España, donde casi siempre las películas son traducidas directamente sin importar cuan ridiculas o sin sentido puedan sonar: “¡Vamos a ver la Brigada A!”

 

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: