Skip to content

Detrás Del Juego

julio 6, 2013

En 1973, el genial Bruce Lee – la más grande estrella de las artes marciales, sin duda – irrumpió por primera vez en Hollywood con Operación Dragon, todo un clásico del cine de las peleas. Desgraciadamente, Lee murió de un infarto cerebral pocos meses después de terminada la filmación, aunque no faltan los rumores de que todo fue un complot de la Triada china, que no veía con buenos ojos el que Bruce promoviese las artes marciales de su cultura en occidente. Sin importar la causa, su temprana muerte fue una tragedia que puso a fin a su naciente carrera. Eso no impidió que Lee siga apareciendo en películas…

Antes de hacer Operación Dragón, Bruce había filmado escenas para lo que era un proyecto muy personal: El Juego de La Muerte, que se había construido como una demostración fílmica de artes marciales. Lee, utilizando su propio estilo, el Jeet Kune Do, subiría por los niveles de una pagoda enfrentando a otros peleadores (incluido el peleador filipino Dan Inosanto y el basquetbolista Kareem Abdul Jabbar), exponiendo sus creencias y filosofía particular para la práctica de artes marciales.

 

 

Luego de fallecer Lee, los productores tuvieron la brillante idea de reescribir el guión. Así, se convirtió en la historia de Billy Lo, una estrella de artes marciales presionado por la mafia. Cuando el actor se rehúsa a unirse a ellos, recibe un balazo en el rostro. Lo finge su muerte, recibe cirugía reconstructiva y regresa para vengarse de los villanos. Bruce sólo alcanzó a filmar unos 20 minutos de cinta; el resto del tiempo fue interpretado por dobles que no se parecían en nada y que eran escondidos con disfraces, cada uno más rídiculo que el anterior: desde anteojos de sol tamaño extra large hasta frondosas barbas. Cuando Lo se mira al espejo, no encontraron mejor solución que pegar una foto del actor encima del vidrio. Y en colmo del mal gusto, no tuvieron reparos al utilizar imágenes del funeral real de la estrella para el velorio del personaje.

El Juego de la Muerte es una cinta confusa y llena de parches, donde la calidad de la imagen varía en cada toma, se ven tomas close-up de Bruce Lee tomadas de otros filmes que no tienen relación alguna y hasta incluye la mítica pelea con Chuck Norris, hecha para la anterior Way of The Dragon, sin razón aparente (Bruce Lee es la única persona que ha podido golpear a Chuck Norris).  Lo que sí sobrevivió fueron las peleas; los últimos 20 minutos muestran con motivos de sobra porque Bruce Lee es considerado una leyenda de las artes marciales, junto al buzo amarillo y negro que se ha vuelto igual de icónico.

Todo esto además dio paso al  Bruceploitation: varios actores se cambiaron el nombre y así nació toda una generación de peleadores que imitaban a Bruce, con nombres como Bruce Li, Bruce Le, Dragon Lee y todas las permutaciones posibles. Sus películas no eran más que calcas de lo hecho anteriormente, a veces con cambios bizarros (clones de Lee creados por un científico loco, la estrella en el infierno peleando con James Bond y Drácula). Algunas hasta utilizaron imágenes de sus filmes, insertados de cualquier manera y con poca lógica; así, hubo al menos seis versiones distintas de El Juego. Todo fue obra de los productores de cine hongkonés, que se encontraron de repente sin su gran estrella e hicieron lo que sea para seguir lucrando.

Lo ocurrido con esta película es una historia digna de contarse. Y así llegamos a Finishing The Game de Justin Lin, una pequeña película independiente que realizó en medio del caos vehicular de Rápido y Furioso. Este documental ficticio muestra los esfuerzos de los productores para completar  la película luego de la muerte de su estrella; miles de aspirantes a actores asiáticos aparecen a probar suerte.

 

movie_191819

 

Entre ellos seguimos a un famoso actor de kung fu que no sabe pelear y sólo utiliza doblesun ingenuo aspirante a estrella pisoteado por su novia/manager; un gringo rubio de ojos claros que asegura ser 1/4 chino por parte de su madre; un ex-actor de televisión caído en desgracia y reducido a vender aspiradoras; y un doctor indio que practica la actuación en sus consultas. A través de ellos, Lin se da maña para burlarse gentilmente: de la poca ética de los productores, que deciden el casting según a qué actor les gustaría invitar a bailar el mambo horizontal; y de esas antiguas películas de artes marciales que daban los domingos por la tarde en el Canal 2, donde el doblaje era pésimo y todos los golpes sonaban como cachetadas.

Más que nada, es una velada crítica al tratamiento de actores orientales en Hollywood. No tienen ningún reparo en reemplazar a una estrella icónica como Bruce Lee con un doble, razonando que todos se parecen y nadie se dará cuenta; así, todos los aspirantes son probados, aún si son gigantes macizos dos cabezas más altos que el original – lo único que importa es que tengan rasgos asiáticos. Los actores orientales tienen además que lidiar con los estereotipos, que los encasillan en papeles de senseis sabios de artes marciales (a lo Caine en Kung Fu), repartidores de comida china o dueños de lavanderías.

Lin le rinde un justo tributo a Bruce Lee; el humor en esta película no es a costa de la estrella, que es tratada con respeto. Es una comedia ingeniosa aunque innecesaria; la historia detrás  de cámaras de El Juego… es tan fascinante que daría para un buen drama. Este es un caso donde la realidad es mucho más interesante que la ficción.

Por lo pronto, ya hay algunos documentales circulando que cuentan la historia de este ícono del cine de acción y sus películas; aún falta que alguien haga la película definitiva dramatizando su vida (Dragon: The Bruce Lee Story de Rob Cohen fue un buen intento, pero no suficiente) Lo que sí queda claro es que Bruce Lee es una justa leyenda dentro de Hollywood; uno de esos fenómenos que nunca se volverán a repetir y que dejó huella.

 

Bruce-Lee

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: