Skip to content

El Vientre

febrero 5, 2014

 

1549503_504121029705273_469485855_n

 

En el 2013, el éxito de taquilla de Asu Mare, comedia basada en el unipersonal de Carlos Alcántara, significó un cambio dentro del cine nacional. Más allá de su calidad, la película dejó claro que el cine de género es una opción viable para que los cineastas nacionales encuentren un público. Así, el segundo filme nacional más visto el año pasado fue la cinta de terror Cementerio General. Ahora, muchos cineastas se encuentran probando suerte con el cine de género; entre ellos está Daniel Rodríguez Risco, quien tras su primer filme, El Acuarelista, nos trae ahora el thriller psicológico El Vientre.

Mercedes (Mayella Lloclla) es una joven huérfana que llega a trabajar a la casona de Silvia (Vanessa Saba), una viuda solitaria. Ahí conoce a Jaime (Manuel Gold), un mochilero que se encuentra de paso por el lugar para encontrar dinero y pronto florecerá una relación. Sin embargo, todo es un complot de la dueña de casa, que busca generar un embarazo en Mercedes y quedarse con el bebé a toda costa.

El mayor enemigo de una película como esta es la familiaridad. Los realizadores nacionales (exceptuando a los regionales) sólo han empezado a experimentar con el cine de género desde hace poco, mientras que el cine de Hollywood, por dar un ejemplo (no es el único, pero es el mayor referente que tenemos casi todos) viene haciendo este tipo de películas desde hace años. Thrillers sobre cautiverio o mujeres psicópatas son bastantes; por dar dos ejemplos, está Misery de Rob Reiner o más recientemente, la francesa Inside de Alexandre Bustillo y Julien Maury. Por ello, cualquiera que sea perito en obras de suspenso podrá adivinar lo que va a suceder aquí desde el principio: la suerte echada de Jaime, o la aparición del  tío Miguel (un cameo de Gianfranco Brero), que recuerda al infortunado Arbogast de Psicosis.

Sin embargo, una historia conocida puede funcionar si es que está bien hecha y en este caso, lo está. Rodríguez Risco dirige con sobriedad y sin excesos, dejando que la historia se cuente a buen ritmo y sin caer en el sensacionalismo del gore o imágenes muy gráficas; es casi una manera clásica de narrar una historia, que depende más de atmósferas que otra cosa. Por ello la locación escogida es perfecta: una antigua y enorme casa de campo casi abandonada donde uno podría creer que penan.

El reparto también cumple con lo suyo. En esencia, este es un duelo actoral entre Mayella Lloclla y Vanessa Saba y ambas están a la altura. Saba, en particular, es intensa y convence como esta mujer desequilibrada, que pasa a engrosar las filas de otras memorables psicópatas del cine de suspenso, como Kathy Bates en la mencionada Miseria, Jennifer Jason Leigh en Mujer Soltera Busca, Rebecca de Mornay en La Mano Que Mece La Cuna o Mother’s Day y un sinfín de nombres más.

El Vientre puede ser predecible, sin muchas sorpresas para el público experimentado y tal vez bastante apegada a las convenciones de su propio género, pero aún así, está bien hecha. Da gusto ver a más cineastas peruanos arriesgarse por películas de corte de suspenso o terror; a la par con obras experimentales o de autor, el cine peruano necesita de películas como El Vientre para así lograr llamar la atención del esquivo gran público y darle a la producción nacional un lugar en las salas de cine.

 

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: