Skip to content

Salvajes

agosto 16, 2014

 

Lo malo de ver tantas películas es que se hace cada vez más difícil que uno se sorprenda dentro de una sala. A veces me resulta complicado despegarme de mi papel de crítico y ver una película sólo para pasar el rato; más aún en estas épocas del año, donde las salas son inundadas por un blockbuster tras otro y uno se empieza a cansar de tanta explosión/efecto especial/robot gigante/etc. Ojo, yo disfruto de estas películas como cualquier vecino, me divertí a lo grande con Guardianes de la Galaxia (un claro ejemplo de como hacer un buen espectáculo), pero luego de haberlas visto, me doy cuenta que ya no queda mucho más, las salas no tienen más oferta y todo empieza a verse igual.

Pero de vez en cuando llega una película que te deja con la boca abierta, de esas que te hacen recobrar la fe en el cine, que te hacen darte cuenta que aún te queda mucho por ver y todavía puedes sorprenderte cuando menos lo esperas. Sales emocionado de la sala, con ganas de contársela a todo el mundo y hacer que todos la vean, para que te den la razón en que se trata de una genialidad, o para que te digan que no les gustó y que tienes gustos bastante bizarros. Siempre es un placer cuando eso pasa y en este caso, me ocurrió con la argentina Relatos Salvajes, de Damián Szifron.

 

relatos salvajes

 

Se trata de una antología de seis historias, todas de alguna manera u otra respondiendo a una simple pregunta: ¿que sucede cuando perdemos la razón? Ya sea por circunstancias que no podemos controlar, o por aquellas cosas chicas que nos fastidian como una piedra en el zapato, como los malos conductores o la maldita burocracia que jode y no dejar hacer nada; son aquellos momentos que nos hacen perder la cabeza, cuando nos comportamos como animales salvajes (por si los créditos iniciales con imágenes de National Geographic no lo dejaban claro).

Así, cada historia parte de una situación “sencilla” – un encuentro casual en un avión, un no-tan-feliz matrimonio, una disputa en la carretera con ecos de Duel de Spielberg – para luego ir creciendo en tensión, utilizando un fino humor negro carbón para llegar a desenlaces inesperados e hilarantes. Estas son historias absurdas, de no creer, de esas que uno lee en los titulares de diarios chicha y no se explica que hayan sucedido de verdad, tan increíbles que no te queda otra que reír. El talento de Szifron está en encontrar el humor en anécdotas serias, trágicas incluso; si eres de los que se ofenden fácilmente, mejor sigue de largo.

Los seres humanos somos de naturaleza impredecible; debajo de nuestra apariencia civilizada, somos animales que actúan por instinto, una regresión que puede ser gatillada por cualquier cosa y que nos puede volver mezquinos  y vengativos. Esta película lleva esta idea hasta los límites de lo absurdo.

Prefiero no decir nada más; este es el tipo de film que es mejor ver sin saber nada y dejarse sorprender. Relatos Salvajes es como leer un muy buen libro de cuentos que te tiene pasando las páginas compulsivamente, al que quieres volver una y otra vez. Se estrena el 21 de agosto, así que hagánse un favor: este es uno de los mejores estrenos del año.

 

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: