Skip to content

Los Bodrios del 2015

diciembre 29, 2015

Viendo tantas películas, uno queda inevitablemente expuesto a más de un fiasco. El hacer una lista de las decepciones del año puede resultar una pérdida de tiempo para algunos; es mejor evitar las películas malas que hacer hígado, después de todo. Pero siempre es bueno definir los gustos y si sirve para alertar a tus fieles cuatro gatos sobre los peligros que podrían enfrentar, pues entonces es válido. Aquí van entonces, los bodrios del año.

 

Avengers_Age_of_Ultron

 

Marvel empieza a hacer agua

Admiro mucho la estrategia de Marvel de crear un universo fílmico para todos sus personajes, pero la esperada Avengers: La Era de Ultrón es la primera señal de que las cosas se les están saliendo de control. Esta película es un total desorden, con un sinfín de elementos peleandose por un espacio: el villano Ultrón, los dos hermanos mutantes, el androide Visión, la familia de Hawkeye, un abrupto romance entre Bruce Banner y la Viuda Negra, la reformación de S.H.I.E.L.D., Hulk autoexiliandose al espacio, la caída de HYDRA, Thor y lo que sea que estaba haciendo en esa cueva, en fin. Y esto sin contar las tramas que sirven de base para futuras películas: el Capitán America buscando a Bucky, la visita a Wakanda, Thor y lo que sea que haya significado su premonición, y colado por ahí, Thanos y sus gemas omnipotentes. Es demasiado para cualquier director y Joss Whedon se desgastó por completo.

Lo cierto es que la novedad de ver a todos estos héroes juntos por primera vez ya no está; Marvel es ahora una industria y un poco de la magia se ha perdido. Este film es un caos, que a ratos funciona (ver a los héroes tomando tragos, contando chistes e intentando levantar el martillo de Thor es tal vez su escena más lograda) pero que la mayoría de las veces me dejó indiferente. Con un millar de películas y series planificadas de aquí hasta el infinito, Marvel está tratando de abarcar demasiado y en cualquier momento podría colapsar. Advertidos estamos.

 

1446678

 

La que te hace odiar al Chato Barraza

En un año con un récord de estrenos nacionales – 29, para ser más exactos, sin contar los del circuito alternativo – era de esperarse que unos sean mejores que otros. Pero El Pequeño Seductor no es sólo mala, es un insulto al buen gusto. En una muestra del peor oportunismo, se colgó de la moda actual de darle vehículos de lucimiento a nuestros cómicos nacionales (véase Asu Mare) para este bodrio hecho a la mejor (o peor) gloria de Miguelito Barraza. Son prácticamente 90 minutos del Chato monologando sin parar de cualquier cosa que se le venga a la cabeza, hasta el punto que llega a caer antipático y provoca darle un par de cachetadas. Se puede escribir una tesis con la cantidad de errores técnicos y de continuidad. Es de presupuesto tan bajo que ni siquiera alcanzó para poner extras en las escenas (todo parece estar vacío). Lo único rescatable fue ver al Chato ebrio en su propia premiere, lo cual pudo haber sido un final bastante meta para la película si es que a alguien se le ocurría. Hubo otros estrenos nacionales penosos este año, pero Seductor está en una categoría propia; la palabra “mala” le queda chica. Tomen nota: esta es una lección invaluable sobre como NO hacer cine.

 

Algunas otras que es mejor olvidar…

 

In/Mortal de Tarsem Singh

Tarsem parece haber extraviado su fascinante y único estilo visual para este genérico ejercicio de acción que pudo haber hecho cualquier simio con cámara. Sin el ojo particular del director, no queda mucho que rescatar.

El Último Cazador de Brujas de Breck Eisner

Vin Diesel da rienda suelta a su nerd interno para esta incoherencia sobre un guerrero inmortal. Película que parece estar inventada sobre la marcha, con nada de lógica.

Píxeles de Chris Columbus

Lo que debió ser un nostálgico tributo a los videojuegos de los 80s se convierte en la típica comedia estúpida de Adam Sandler, quien continua cayendo en la total irrelevancia.

Los Cuatro Fantásticos de Josh Trank

Versión Nolanizada de la Primera Familia de Marvel y una prueba de que nada bueno puede resultar de los productores metiendo mano a su película.

Knock Knock de Eli Roth

Supuestamente un thriller erótico, pero en verdad se trata de la mejor comedia del año. Placer culposo, sí, pero no deja de ser un bodrio; Eli Roth debió quedarse con sus cintas gore. Pobre Keanu Reeves, pasar de la genial John Wick a sobreactuar como nunca en su vida en esta indignación. Su monólogo de las pizzas es de antología (y esto es sólo una excusa para ponerlo):

 

 

De hecho, quedan muchas más por mencionar, pero tampoco quiero empezar a sentir indigestión. Nos vemos mañana con las mejores diez películas del año según su servidor.

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: