Skip to content

Lo Mejor de 2016

diciembre 29, 2016

Este ha sido un año triste para los mundos de la cultura y el espectáculo. En los últimos doce meses, hemos perdido a: David Bowie, Prince, Leonard Cohen, George Michael, Gene Wilder, Anton Yelchin, Eliseo Subiela, George Kennedy, Alan Rickman, Umberto Eco, Muhammad Ali, Rubén Aguirre y Juan Gabriel, entre otros. Hace poco perdimos a la Princesa Leia, Carrie Fisher; en una cruel jugarreta del destino, su madre, la recordada actriz Debbie Reynolds, falleció un día después. En Perú, nos despedimos de Ricky Tosso y la cantante criolla Lucila Campos.

De a pocos, se están yendo las figuras de toda una generación. No queda duda de que este ha sido un año bastante macabro.

No queda más que disfrutar del cine para superar los malos ratos; menos mal, el 2016 no estuvo exento de algunas joyas, a pesar de lo limitado de la cartelera local. A veces no queda otra que acudir a Torrents, o últimamente a Netflix. Tras mucho reflexionar, pensar, criticar, maldecir, filosofar y examinar los astros, hago una síntesis de otras listas publicadas en distintos medios para llegar a este, mi Top 10 del año. En orden de preferencia, de menor a mayor.

 

NOTA: Esta es prácticamente la misma lista publicada hace algunos días en la revista 15 Minutos, con un par de leves cambios. Si prefieren escuchar mis exabruptos en vez de leerlos, vean este Top 10 que realicé junto a mi colega Sebastián Zavala, del blog Proyectando Ideas.

 

Menciones Honrosas:

No Respires (Fede Álvarez); Under The Sun (Vitaly Mansky); Solos (Joanna Lombardi); The Wolfpack (Crystal Moselle); The Invitation (Karyn Kusama); Epitafio (Yulene Olaizola & Rubén Imaz); Av. Cloverfield 10 (Dan Trachtenberg)

 

rs-231526-eye-sky

 

ENEMIGO INVISIBLE de Gavin Hood

 

Además de ser un trepidante thriller que te mantiene al borde del asiento, esta es una fuerte crítica al aparato militar estadounidense de la actualidad. La modernidad permite que un piloto de avión pueda lanzar una bomba sobre un objetivo desde kilómetros y continentes de distancia, pero no se toma en cuenta cómo puede afectar esto al que debe apretar el botón. Todo debería más eficiente, pero aquí sólo lleva a una pesadilla burocrática donde todos velan por sus propios intereses sin pensar en el costo humano de un conflicto. Gavin Hood se redime por blockbusters mediocres como X-Men Origins: Wolverine y muestra estar mucho más cómodo en el cine de corte político. Contiene además la última y genial actuación de Alan Rickman, el recordado Hans Gruber.

 

DEADPOOL de Tim Miller

 

Deadpool, el mercenario piquito de oro con un motor 4×4 en la lengua, es por lejos el mejor superhéroe del año. Una cinta que funciona como ejercicio de acción al mismo tiempo que deconstruye y se burla sin piedad de su propio género. Con un inspirado Ryan Reynolds (quien pareciera nació para interpretar este papel), es irreverente, políticamente incorrecta, de mal gusto y una genialidad. La patada en el trasero que necesitaba el subgénero del cómic, siempre en peligro de caer en la repetición, para ponerse a innovar.

 

GREEN ROOM de Jeremy Saulnier

 

Una banda punk presencia un asesinato en un club neonazi y pronto deberán pelear para salir vivos de ahí. Un crudo y minimalista ejercicio de suspenso que atrapa a uno desde las primeras escenas y no da cuartel, es el tipo de filme que te hace comerte las uñas. Sin nada que se asemeje a un final feliz y con pocos momentos para tomar aire y sentir alivio, Green Room opta por el realismo y es tremendamente efectiva. Uno de los últimos papeles del joven Anton Yelchin, trágicamente fallecido en un bizarro accidente automovilístico y que aún tenía mucho por ofrecer.

 

CREED de Ryan Coogler

 

Parecía una mala idea: otra secuela más en una franquicia que para muchos ya no tenía dónde ir, otra excusa para hacer dinero usando un personaje reconocible. Pero en manos de Ryan Coogler, el retorno de Rocky Balboa a las pantallas, esta vez entrenando a Adonis Creed, hijo de Apollo, es un emotivo y emocionante adiós a una de las figuras más queridas de la gran pantalla y una sólida cinta deportiva, de esas que nos hacen querer aplaudir al final. El gran Silvestre pocas veces ha trabajado tan bien como lo hace aquí.

 

CHOQUE DE DOS MUNDOS de Heidi Brandenburg y Mathew Orzel

 

En lo que se refiere al llamado “Baguazo” del 2009, sería fácil decir “Eso pasó en la selva, yo vivo en la ciudad y no me afecta” pero este documental te obliga a prestar atención y a reaccionar. Cualquier líder, ya sea de un partido político o de una etnia, no puede ser tan irresponsable como aquí se muestran el gobierno aprista de Alan García y los indígenas liderados por Alberto Pizango. El saldo del conflicto entre nativos y policías fue más de 30 muertos y siete años después, nadie ha asumido la responsabilidad de lo ocurrido. Un filme que no puede dejar indiferente a nadie, que choca e indigna; probablemente esa era la reacción que querían.

 

 

ESTACIÓN ZOMBIE de Yeon Sang-ho

 

Ahora que los zombies se han vuelto mainstream y aparecen en todos lados, resulta cada vez más difícil que este manoseado subgénero haga algo nuevo. Train to Busan (mejor llamarla por su nombre original; esa genérica traducción no dice mucho) toma los típicos elementos de una cinta de muertos vivientes – un poco de crítica social, la omnipresente idea de que “los humanos somos el verdadero peligro”, etc. – y entrega un imparable ejercicio de tensión que, al igual que el tren del título, no se detiene. De lo mejorcito del terror este año.

 

DOS TIPOS PELIGROSOS de Shane Black

 

Un detective privado y un matón de poca monta unen fuerzas para investigar la muerte de una actriz porno en Los Ángeles en los años 70. Es una trama enredada digna del mejor cine negro, que tal vez sea necesario ver más de una vez para entender del todo. El verdadero placer de esta película es ver con qué payasada van a salir Russell Crowe (burlándose de su imagen de malhumorado) y un inolvidable Ryan Gosling, tan dispuesto a hacer el ridículo, en cada escena. Humor negro y más de un diálogo ácido cortesía de Shane Black, quien ha hecho de estas buddy movies de acción un arte. Una de las mejores comedias del año.

 

LA BRUJA de Robert Eggers

 

No es la típica película de terror que llega a nuestras salas. La Bruja muestra terrores mucho más reales que cualquier monstruo, fantasma o psicópata con machete, a pesar de estar ambientada en la época colonial. La Iglesia Satánica le dio el visto bueno y es fácil darse cuenta por qué; lo que sugiere esta película es perturbador y cala hondo. Cargada de una atmósfera oscura, es enervante y difícil de olvidar una vez vista; y todo sin echar mano de los acostumbrados jump scares u otros recursos típicos del género.

 

LOS OCHO MÁS ODIADOS de Quentin Tarantino

 

Sólo Tarantino puede ambientar un western dentro de una casa, darle tres horas de duración y hacerlo tan jodidamente divertido. Ocho inmorales son reunidos bajo el mismo techo durante una tormenta, sacando a la luz lo peor de la sociedad norteamericana (tanto o más hoy que en el Viejo Oeste): misoginia, xenofobia, racismo y un largo etcétera. No pasa mucho antes que todo estalle en una orgía de violencia que Tarantino lleva a los extremos del absurdo. Los fans del director ya saben que esperar; otra infalible joyita de un director que a estas alturas, hace lo que le viene en gana. Sólo le quedan dos películas antes de su anunciado retiro; hay que disfrutarlas mientras se pueda.

 

SPOTLIGHT de Tom McCarthy

 

Con el reciente caso del Luis Fernando Figari y el Sodalicio, Spotlight resulta más que relevante, una recreación de la investigación por parte de un grupo de periodistas del Boston Globe que en 2001 destaparon un sinfín de casos de abuso sexual infantil dentro de la Iglesia Católica; las repercusiones se sienten hasta hoy a nivel mundial. En una época donde los medios impresos están perdiendo piso frente a lo digital, la película rescata la labor tradicional del periodista, aquel que recorre las calles grabadora en mano en busca de una historia. El periodismo aún tiene un importante papel que cumplir dentro de la sociedad actual y, utilizado bien, puede ser una verdadera fuerza de cambio. Un gran reparto que funciona cual fino engranaje le da vitalidad a una historia importante y muy difícil de olvidar. Justa ganadora del Oscar a Mejor Película este año, Spotlight es de visión obligada.

 

_88039381_still-01sp

 

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: