Skip to content

Lo Mejor de 2017

diciembre 30, 2017

Se acaba el 2017 y llegó el momento de la lista de lo mejor del año; normalmente, haría un recuento previo de los bodrios a manera de advertencia, pero creo que este video lo resume todo. Obviemos la negatividad por ahora y vamos a lo bueno.

Al igual que en ocasiones anteriores, es necesario ver más allá de lo evidente y recurrir a algunas fuentes alternas, dado que la cartelera local se muestra cada vez más limitada salvo algunos chispazos ocasionales (el criterio para estrenar o no ciertas películas que tienen las distribuidoras es, hasta ahora un misterio insondable).

Lo bueno es que estos doce meses no estuvieron faltos de buen cine; así que tras mucha reflexión zen y deliberación, llegamos a un puñado de Menciones Honrosas y los diez estrenos que se me han quedado en la memoria. Gracias a los atrasos de nuestro calendario de estrenos, el gran Denis Villeneuve se dio maña para aparecer en esta lista dos veces.

 

Menciones Honrosas:

Ana Mon Amour (Calin Peter Netzer); El Planeta de los Simios: La Guerra (Matt Reeves); It Comes At Night (Trey Edward Shults); Lego Batman: La Película (Chris McKay); Melanie: Apocalipsis Zombie (Colm McCarthy); Nada Que Perder (David Mackenzie)

 

En orden de preferencia, de menor a mayor:

 

 

SPLIT de M. Night Shyamalan

Tras años de malgastarse en proyectos menores (además de inflar demasiado su propio ego), M. Night Shyamalan vuelve a lo grande con este thriller donde James McAvoy se manda el gran trabajo de interpretar a un hombre con veintitantas personalidades distintas (y ni siquiera las vemos todas). Para nada realista con las enfermedades mentales, pero eso es a propósito. Al final, cuando cae el patentado giro Shyamalan, te das cuenta que el director te ha hecho ver algo completamente distinto sin que te des cuenta, al igual que en El Protegido; decir más sería criminal.

 

LA HORA FINAL de Eduardo Mendoza

Mendoza recrea la captura del líder senderista Abimael Guzmán en clave de cine policial, llevándonos de vuelta a los convulsionados años 90, donde el temor hacia los atentados era cosa de todos los días. Sin tomar posturas políticas, el director se limita a narrar los hechos que llevaron a la captura con un buen manejo del suspenso, además de resaltar la labor de los agentes del GEIN – hombres y mujeres comunes con un trabajo que hacer, la antítesis de los típicos héroes rudos de los policiales – que, prácticamente sin recursos ni apoyo, lograron aprehender a un personaje nefasto que amenazaba a todo un país. Verla en conjunto con el documental 1509: Operación Victoria de Judith Vélez realza para bien lo hecho no sólo por Mendoza, sino también por los agentes del GEIN.

 

BRAWL IN CELL BLOCK 99 de S. Craig Zahler

Vince Vaughn deja de interpretar a payasos bocones y decide sacarle el máximo provecho a su imponente presencia física, reinventándose por complete como Bradley, un matón que debe navegar la cloaca que es el sistema carcelario gringo  en una misión de venganza. Al mejor estilo de las cintas serie B que daban en cines grindhouse en los años 70, este austero, duro y rudo film confirma a S. Craig Zahler como un prometedor director cuya carrera hay que seguir con interés. Brawl se toma su tiempo y exige paciencia, pero cuando la violencia – irreal, grotesca, exagerada – estalla junto con Vaughn, es algo digno de aplauso. El tipo de película donde la mugre salta de la pantalla y provoca darse un baño; una joya.

 

DUNKERQUE de Christopher Nolan

Nolan recrea el rescate de tropas en Dunkerque durante la II Guerra Mundial desde tres frentes: aire, mar y tierra. Película bélica minimalista que apela a nuestro instinto más básico, el de la supervivencia. Los soldados aquí son anónimos, pero todos comparten la misma meta: salir vivos, y eso es algo con lo que cualquiera se puede identificar. La genial música de Hans Zimmer, que nunca se detiene, es otra protagonista más, marcando una carrera contra el tiempo que hace a uno comerse las uñas (y cuando estas se acaban, los nudillos). Inmediata y contada con urgencia, Dunkerque es de esas que dejan a uno en vilo.

 

BLADE RUNNER 2049 de Denis Villeneuve

35 años después del clásico de Ridley Scott, Villeneuve nos trae de vuelta a este distópico mundo futurista, tomando las grandes ideas y conceptos de la primera entrega sobre los seres artificiales y su búsqueda de humanidad y actualizándolas para una nueva generación. No sólo expande más este universo cyberpunk, sino que, al darle un cierre a la historia del solitario cazador de androides Rick Deckard – más viejo, cansado y apabullado por su pasado – tiene la carga emotiva que el film previo (uno de ideas más que otra cosa) no tenía. Toda buena ciencia ficción debe hacerte pensar y esta cumple con creces; injustamente ignorada en su paso por cines, está destinada a ser un objeto de culto igual que su antecesora.

 

 

GET OUT de Jordan Peele

En uno de los mejores debuts que se han visto en años, Jordan Peele muestra una confianza tras la cámara bastante prometedora. Utilizando una cinta de terror para comentar sobre el convulsionado clima social y racial del país del norte en la actualidad – es una visión del llamado white privilege llevado al extremo –  Peele logra comunicar ideas sin que esto se sienta como un pesado sermón. Dosificado con buenos momentos de humor que el director sabe utilizar en el momento justo, Get Out funciona como un atrapante thriller que además tiene mucho que decir acerca de la sociedad.

 

COLOSAL de Nacho Vigalondo

A primera vista, una comedia absurda con una premisa irresistible: una mujer que controla telepáticamente a un monstruo gigante que se encuentra al otro lado del mundo. Pero cuando uno ve más allá, se encuentra con un serio y a veces impactante drama que tiene mucho que decir acerca de la masculinidad rancia y tóxica y aquellas relaciones nocivas que son difíciles de abandonar. Más que una cinta de monstruos, esta es una historia sobre una mujer que aprende a valorarse a sí misma y dejar atrás los lastres que no la dejan vivir. Vigalondo toca un tema serio y complicado de forma novedosa, evitando caer en el sermón aleccionador. Una película muy, muy original y prácticamente imposible de vender (el estudio debe haberse puesto de cabeza), de visión obligada.

 

BABY DRIVER de Edgar Wright

Ya hemos visto esta historia antes: la del criminal arrepentido que debe hacer un último “trabajo” antes de retirarse y empezar su vida de cero. Pero en manos de Edgar Wright – el inglés detrás de las irreverentes Shaun of the Dead, Hot Fuzz y The World’s End – esta se convierte en algo mucho más especial, una mezcla de cinta de acción con musical, donde todas las acciones están sincronizadas con su perfecta banda sonora. Energética e impredecible, es la película perfecta para los que tienen un soundtrack en la cabeza para cada momento de sus vidas; de lejos, una de las idas al cine más divertidas del año. Confirma además que Wright es otro director en alza, uno que hace las cosas a su particular manera.

 

LA LLEGADA de Denis Villeneuve

Otra joya del gran Villeneuve, una visión realista de lo que sería establecer primer contacto con otra especie con la cual no tenemos absolutamente nada en común. Más que una película sobre extraterrestres, esta es sobre nosotros mismos. ¿Cómo podemos comunicarnos con otra especie cuando ni siquiera podemos hacerlo entre nosotros mismos? La naturaleza humana es una de desconfianza y paranoia, más propensa a lanzar bombas que tender puentes; tal vez ni siquiera nos merezcamos el regalo con el que llegan estos seres de otro mundo. Gran película de ciencia ficción, sobria e inteligente, que tiene mucho que decir acerca de la naturaleza humana y sus falencias.

 

EL CIUDADANO ILUSTRE de Mariano Cohn y Gastón Duprat

Luego de ganar el Nobel, el escritor Daniel Mantovani (excelente Óscar Martínez) vuelve a su pueblo natal, donde muchos de sus antiguos vecinos lo miran con resentimiento. Pero Mantovani no es una víctima: es un tipo arisco, arrogante y difícil que apenas puede ocultar su desdén por un lugar que abandonó hace años. Hilarante retrato del escritor como una sanguijuela que se vale de la vida de otros para construir su propia carrera (un vampiro, como lo llamaría Fuguet); el lado oscuro del oficio literario, donde debajo de los premios y demás reconocimientos está la posibilidad de arruinar vidas, ser odiado o quedarse solo. Gran comedia negra argentina que no llegó a los cines locales, pero que vale la pena buscar.

 

 

YAPA: La escena inicial de Baby Driver, completa en YouTube. Después de ver esto, sabrás de sobra si es tu tipo de película o no.

 

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: